Yoga para embarazadas

21/12/2020 |

El embarazo es una etapa muy especial, llena de cambios y emociones que van preparando al cuerpo para la llegada de un nuevo bebé. 

Cada embarazo es diferente, pero en general la práctica deportiva adaptada favorece el estado de salud, y prepara a la futura mamá para todos los cambios producidos durante el embarazo y tras el parto.

En este artículo nos centraremos en el papel del yoga durante el embarazo, ya que la práctica de yoga es muy beneficiosa en esta etapa, mejorando el estado físico y controlarndo las emociones.

Entre los beneficios de la práctica de yoga durante el embarazo podemos destacar:

- Ayuda a mantener el cuerpo relajado y fuerte, previniendo y reduciendo el dolor de espalda.

- Mejora la relajación y ayuda a dormir mejor.

- Aumenta la consciencia del cuerpo y del bebé.

- Mejora la respiración, muy importante para facilitar el parto.

- Prepara al cuerpo para el parto y futuros cambios en las estructuras corporales.

A continuación os proponemos una serie de asanas de yoga para realizar durante el embarazo. Es una serie general, que, como ya hemos comentado antes, debe adaptarse a cada caso:

Web full img 0146

  • Virabhadrasana I

Colócate de pie, separa las piernas (aproximadamente 1 metro) y gira el pie derecho hacia la derecha y el izquierdo 45º hacia la derecha.

Inhala elevando los brazos por encima de la cabeza de manera que las palmas de las manos queden mirándose y flexiona la rodilla derecha intentando que el muslo quede paralelo al suelo.

Gira el tronco desde la cadera y la cabeza hacia la derecha.

Mira al frente y alarga la espalda hacia arriba, mantén los hombros relajados y el pecho abierto y las dos plantas de los pies pegadas al suelo.

Web full img 0147

  • Virabhadrasana II

Desde Virabhadrasana I, desciende los brazos y colócalos en cruz, con las palmas de las manos mirando hacia abajo.

Alarga el tronco hacia arriba  y mantén los hombros relajados.

Realiza cinco respiraciones en esta postura.

Web full img 0144

  • Talasana

Vuelve a juntar las piernas y elonga la espalda hacia arriba. Inhala estirando hacia arriba los brazos, exhala a la vez que inclinas el cuerpo hacia un lado. Mantén duranyte al menos 5 respitaciones antes de volver al frente. Después cambia de lado.

 

Web full img 0138

  • Malasana

Colócate de pie con la espalda estirada hacia arriba, separa las piernas, más que la anchura de las caderas y gira los pies ligeramente hacia fuera. Flexiona las rodillas bajando el cuerpo hasta colocarte en posición de cuclillas. Separa las rodillas hasta que queden encima de los dedos de los pies. Mantén los talones en el suelo, si no es posible, puedes colocar un cojín o una manta entre los talones y el suelo. En esta postura junta las palmas de las manos a nivel del pecho con los codos a nivel de las rodillas presionándolas suavemente hacia fuera. Mantén la espalda estirada hacia arriba, el mentón cerca del pecho y los hombros relajados hacia atrás y abajo, manteniendo la postura al menos durante cinco respiraciones.

Web full img 0139

  • Sukhasana

Siéntate con las piernas recogidas alargando la espalda, relajando los hombros hacia abajo y hacia atrás, el mentón ligeramente hacia el pecho y las manos sobre los muslos. Realiza 5 respiraciones nasales.

Web full img 0134

  • Balasana

Desde cuadrupedia, separa las rodillas, para dejar espacio para la barriga, y lleva el culo hacia los talones. Estira el cuerpo hacia delante apoyando el abdomen y pecho sobre los muslos y la frente en el suelo, con los brazos hacia atrás con las palmas de las manos mirando hacia arriba.

Cierra los ojos y sigue respirando lentamente dejando que la musculatura de la espalda y las piernas se vayan relajando.

Mantén la postura durante 5 respiraciones.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información