Tipos de pie al caminar.

¿Sabes cómo caminas? Aprendemos a caminar solos, por lo que cada persona camina de manera distinta, pero en general podemos clasificar los tipos de pisadas dependiendo de la zona del pie sobre la que recae la mayor parte del peso al caminar: neutro (centro del pie), pronador (interior del pie), y supinador (exterior del pie). La importancia de conocer nuestro tipo de pisada es la posibilidad de prevenir lesiones, tanto al caminar como en el deporte, ya que averiguaremos qué músculos tenemos que estirar más y cuáles potenciar, cómo debemos cambiar nuestra forma de caminar o nuestra técnica deportiva y qué calzado es el más adecuado para nuestros pies.


Web full img 4302

  • Pie neutro o universal: lo posee más de un tercio de la población. En este caso el paso comienza con el apoyo del pie con el talón, continuando por toda la planta siguiendo la misma dirección hasta terminar impulsando el paso con la parte central de los dedos del pie.

Web full img 4298

  • Pie sobre pronador: lo posee más de la mitad de la población. Consiste en una inversión o rotación interna del pie que puede llegar a producir un descenso del arco del pie. El paso comienza con el apoyo en el talón en la parte central y exterior, se continúa apoyando la parte interna del pie hasta terminar impulsando el paso por la parte interior de los dedos del pie, es decir, con el primer dedo. Esta forma de caminar puede llegar a producir lesiones como inflamaciones de la fascia plantar (fascitis plantar), inflamación de los metatarsos o de los tendones como el tendón de Aquiles, durezas en los pies y afectar a otras articulaciones como la rodilla o la cadera, sin embargo una ligera pronación es beneficioso porque nos da estabilidad en los terrenos irregulares y nos proporciona estabilidad.
Con este tipo de pisada el calzado se desgasta sobre todo por la zona internas.

Web full img 4300

  • Pien supinador: es la forma de caminar menos frecuente. Consiste en movimientos con rotación externa o supinación del pie. Durante el paso primero empezamos con el talón en la parte exterior siguiendo con la parte exterior de todo el pie hasta impulsado el paso con el quinto dedo del pie. Con esta forma de caminar reducimos la absorción de impactos y forzamos las estructuras blandas tendones músculos etc. pudiendo provocar más fácilmente esguinces el problema de las articulaciones como tobillo y rodilla.

El calzado se desgastará en la zona exterior del zapato sobre todo la delantera.

Y ahora, ¿sabés qué tipo de pisada tienes?


Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información