Tenosinovitis del tibial posterior.

29/03/2020 | Pierna

Hoy vamos a hablar sobre un músculo que, aunque no sea tan conocido como el cuádriceos o el bíceps, es importante, tanto en nuestro día a día como en nuestra práctica deportiva: el tibial posterior.

El tibial posterior se localiza profundamente, en la cara posterior y medial de la pierna:

  • Se origina en la cara posterior de la tibia, el peroné y la membrana interósea.
  • Se inserta en el escafoides, primera y segunda cuña, y segundo, tercer y cuarto metatarso, formando la bóveda plantar del pie.

Este músculo está irradiado por el nervio tibial (nervio ciático poplíteo interno), inervado por la arteria tibial posterior, y, en su tendón distal está cubierto por una vaina sinovial.

Función del tibial posterior:

Las funciones del tibial posterior son:

  • Flexión plantar e inversión del pie.
  • Sube y mantiene el arco plantar.
  • Junto al peroneo largo: control de los movimientos del tobillo para adaptarse adecuadamente a las irregularidades del terreno.
  • Junto al tríceps crural: ayuda al balanceo y propulsión del paso.
  • Interviene en el empuje y amortiguación en la marcha.

Web full tendinitis tibial bosterior

Lesión del tibial posterior:

La tenosinovitis del tibial posterior es la degeneración del tendón del tibial posterior y/o la inflamación de la vaina protectora que lo recubre.

Causas de la tenosinovitis del tendón del tibial posterior: 

Algunas de las causas más frecuentes de la tenosinovitis del tibial posterior son:

  • Esta lesión puede verse favorecida en algunos deportistas como los corredores, debido a  malas pisadas, calzado y material inadecuado o al sobreentrenamiento.
  • Pie pronado u otras alteraciones en la pisada en las que el tendón trabaja en una posición inadecuada.
  • Sobrepeso, que aumenta la carga que tiene que soportar el tendón.
  • Debilidad muscular.
  • Presencia de puntos gatillo en el músculo que aumentan la tensión en el tendón.

Síntomas de la tenosinovitis del tibial posterior: 

  • Dolor en el recorrido del tendón, sobre todo en la zona interna del tobillo detrás del maléolo, que aumenta con los movimientos. 
  • Inflamación, pudiendo producirse un engrosamiento de la zona del tendón, debido a la inflamación de la vaina sinovial.
  • Impotencia funcional.

Tratamiento de la tenosinovitis del tibial posterior:

Es importante prevenir la lesión, para ello podemos tomar algunas medidas, como son:

  • Controlar el entrenamiento, para que sea adecuado a nosotros y nuestro estado físico, para evitar sobrecargas, malos gestos… Para ello deberemos elegir ejercicios de nuestro nivel, aprender a realizarlos correctamente y utilizar material adecuado.
  • Practicar ejercicio habitualmente.
  • Estirar diariamente y en caso de entrenar,  incluir estiramientos en el calentamiento y enfriamiento.
  • Fortalecer la musculatura y trabajar la propiocepción.

A veces la prevención no es suficiente, así que a continuación os describimos  el tratamiento tras una tenosinovitis del tibial posterior:

  • Terapia manual: el fisioterapeuta aplicará técnicas de terapia manual para relajar el músculo, eliminar puntos gatillos, regenerar el tendón y mejorar el estado músculotendinoso.

     

  • Ejercicio activo: estiramientos, potenciación y propiocepción. A continuación os dejamos un vídeo con ejercicios para estirar, fortalecer el tibial posterior y mejorar la propiocepción:

 

  • Eliminación de la causa: es importante, además de recuperar la lesión, eliminar la causa que lo provocó, para evitar recidivas.
  • Valoración de la necesidad de plantillas ortopédicas.
  • Medidas antiinflamatorias y analgésicas: aplicación de frío local y baños de contrastes.

Como conclusión podemos incidir en la importancia de prevenir, para así evitar dolores y tratamientos más largos.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información