Illa de Arousa

18/08/2017 | Galicia

A Illa de Arousa se encuentra en la ría de Arousa frente al pueblo de Vilanova de Arousa. Hoy cruzamos el puente que los une para visitar el Parque Natural de Carreirón, situado en el lado sur de la isla.

Desde lejos ya podemos ver sus preciosas playas de arena blanca y agua cristalina, enormes rocas esculpidas por el mar y pinares rodeados de brezo, tojo y demás vegetración autóctona que  intentan imponerse a plantas foráneas como la acaia negra, la uña de gato y la margarita africana .

Queremos rodear la isla para eso empezamos a caminar por un sendero hacia  el lado derecho. La tierra que pisamos se va cubriendo de hojas de pinos y piñas al entrar en un pinar . Podemos ver mesas y bancos de piedra que se llenan con las meriendas de los turistas que en estos días de verano vienen a la isla para disfrutar de sus playas.

Web full illaarousa1

Durante el recorrido cruzamos distintas calas sintiendo su fina arena bajo nuestros pies y disfrutamos del aroma salobre del mar. Si la marea está baja aparecen sobre la arena multitud de conchas, cangregitos y algas marinas.

Web full illaarousa3

Algunas de las calas están rodeadas por rocas que llegan al mar, nos paramos a descansar en una de ellas y nos relajamos con las vistas de los pueblos de enfrente, de O Grove, Illa da Toxa... y de las bateas llenas de mejillones que flotan en la ría.

Si tenemos suerte podemos ver las aves que se encuentran en la isla (garzas, patos, correlimos...). Punta carreiron forma parte de la zona de especial protección para las aves Umia - O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón e Lagoa Bodeira. También podemos notar la presencia de otros animales que habitan en el parque como conejos, ardillas...

Web full illaarousa4

Después de un buen rato disfrutamos de la maravillosa puesta de sol sobre el mar, una de las mejores que hemos visto.

Web full illaarousa2

Continuamos nuestro camino ya con poca luz.

Durante el recorrido hay caminos que nos llevan al interior del parque donde también podemos caminar entre hiervas bajas y pinos.

A las últimas playas  solamente se puede entrar por los accesos dispuestos para ello, el resto está vallado porque están intentando recuperar las dunas eliminando los pinos y demás vegetación que las invaden y que las están destruyendo.

Terminamos nuestro recorrido, de unos 4 km, sobre las 10:00 de la noche sorprendidos por la gran belleza y tranquilidad del parque  a estas horas.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información