Furnas de la costa de Dexo - Serantes.

10/03/2020 |

Cuenta la leyenda que en las furnas habitan sirenas, seres mágicos marinos cuya parte superior del cuerpo se asemeja a la de una mujer y la parte inferior a la cola de un pez, cuyos engaños son los responsables de que los marineros se desvíen de sus recorridos.

Nuestra aventura de hoy nos lleva hasta la costa de Dexo - Serantes, en Oleiros, muy cerquita de la ciudad de A Coruña, para recorrer sus senderos y descubrir las furnas que allí se encuentran. 

Se trata de un paisaje natural de acantilados rocosos que sufren la constante erosión del oleaje del océano Atlántico y que nos regala increíbles estampas producidas por el choque del agua contra las rocas, que hacen que el agua salada salte en forma de espuma blanca por encima de las rocas como si de fuegos artificiales se tratase. Pequeñas hiervas y flores de colores adornan esta estampa en primavera, en un lugar en el que siempre te acompaña una brisa fresca y el aroma del mar.

Web full img 20200225 163426 01

Las furnas se encuentran entre Seixo Branco y el Puerto de Dexo así que nos dirigimos a este lugar para comenzar nuestro recorrido, para ello desde A Coruña nos desplazamos hasta Mera y de allí seguimos las indicaciones hacia Seixo Branco. Un camino nos adentra en el espacio natural y nos dirige hasta la punta de Seixo Branco. Recibe su nombre por la presencia de una veta de piedra blanca que recorre el acantilado de arriba abajo. Desde esta situación podemos observar a los lados las rías de A Coruña y de Ares y al frente el horizonte, donde el océano y el cielo se funden ante nuestra vista.
Con el océano y los acantilados a nuestra izquierda seguimos los senderos de tierra rodeados de campos de tojo y a lo largo del recorrido van apareciendo 3 furnas: ollo pequeno, a regocija y ollo grande. 

Web full picsart 03 03 10.31.11

Las furnas se producen cuando el mar excava en el acantilado una cueva y con ayuda también de la erosión del viento y las precipitaciones, una parte de su techo cae produciendo un agugero en la tierra. Lo que nosotros vemos es esta abertura, donde se mezclan zonas de piedra desnuda con zonas de hierva y pequeñas plantas.  Si nos colocamos junto a ellas escucharemos el sonido de las olas y, cuando el mar se enfurece, sentiremos también el agua que sube en forma de lluvia atravesando el agujero. Si cerramos los ojos podemos visualizar las olas del mar chocando contra las rocas del interior de la gruta y haciéndola más grande, y si tenemos mucha imaginación podemos imaginarnos también a las sirenas sobre las piedras de la cueva descansando, mientras preparan su próximo engaño.
Las furnas se encuentran rodeadas por vallas de madera para evitar que los más despistados caigan en ellas.
Es un lugar ideal para observar la costa rocosa, las aves marinas, el mar con su oleaje y unas increíbles puestas de sol. 

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información