Ejercicio aeróbico y anaeróbico

23/03/2017 | Aeróbico Anaeróbico

 Cuando empezamos a practicar ejercicio es importante plantearse un objetivo para ir adaptando y seleccionando el tipo de entrenamiento y a partir de ahí poder planificar una rutina más eficaz para nosotros. Para poder hacerlo es necesario no sólo conocer nuestros objetivos sino también saber cuáles son los resultados que podemos esperar de cada deporte. Así que hoy vamos a diferenciar el ejercicio en dos grandes grupos dependiendo de la producción de la energía.

 Cuando realizamos ejercicio físico las células de nuestro organismo aumentan su trabajo, por lo que necesitan energía extra, incrementando el metabolismo. Esta energía puede obtenerse de manera aeróbica, es decir, utilizando oxígeno (ejercicio aeróbico) o anaeróbica, sin oxígeno (ejercicio anaeróbico).

  • Ejercicios aeróbicos (carrera, natación, ciclismo…): presentan una baja intensidad pero una duración más larga, por lo que ejercitará las fibras musculares lentas produciendo resistencia.

Estos ejercicios tonifican los músculos y  mejoran el sistema cardiorpulmonar y el circulatorio, aumentan el número de glóbulos rojos, reducen la grasa corporal y bajan los niveles de glucemia.
  • Ejercicios anaeróbico (pesas,escalada, tenis…): presentan alta  intensidad pero corta duración, ejercitándose las fibras musculares rápidas de manera que aumenta la potencia.

Son ejercicios que aumentan masa muscular, la fuerza, la velocidad y la resistencia a la fatiga y disminuyen el riesgo de los músculos a atrofiarse.






Web full entrenamiento ejercicio aerobico anaerobico

Como conclusión creo que los dos tipos de entrenamiento son complementarios por lo que lo ideal es combinarlos para obtener todos sus beneficios.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información